Entrevista Will Keen - Mabel Rivera

Vaya al Contenido

Menu Principal:

TEATRO > 2009

ENTREVISTA: WILL KEEN Actor


"Shakespeare siempre quiebra las reglas"

ROSANA TORRES - Valencia - 12/01/2007

EL PAÍS

Will Keen está forjado en la recia escuela inglesa de actores. Tiene 36 años, pero no cuesta nada imaginarle una larga y sólida carrera, caracterizada por la versatilidad y esa luz que sólo los ingleses son capaces de proyectar a cualquier edad. Keen es un británico de pura cepa que protagonizará en breve una obra del más universal de los británicos: William Shakespeare. Por formación, madurez y prestigio, parece el actor perfecto para incorporar a Leontes, rey de Sicilia, personaje central de Cuento de Invierno, una de las cumbres de Shakespeare. Keen, militante antimonárquico nacido en un predio de aristócratas, añadirá un triple salto mortal a su reto: interpretará su papel en castellano en la adaptación de la obra dirigida por Magüi Mira, que se estrenará el próximo día 17 en el Teatro Albéniz.

"Trabajando busco el conflicto entre lo que digo y lo que estoy pensando"

"En España el teatro es más comprometido y en Inglaterra todo está centrado en la estética"

La propuesta le llegó a Keen en un momento en el que acariciaba la idea de poder hacer algo en España, sobre todo después de la experiencia que tuvo el pasado verano con un trabajo que los que vieron no olvidarán: The Changeling, de Thomas Middleton y William Rowley, con dirección de Declan Donellan y con la bellísima Oliivia Williams como partenaire.

"La tentación era muy grande. Quería trabajar en otro idioma y hacer esta obra, sin el apoyo del verso shakespeariano", señala Keen. La obra cuenta con versión de José Sanchis Sinisterra, quien se ha liberado del desestructurado verso de la obra: "Es una versión que clarifica cierta confusión que existe en el original", añade el actor, ahora ataviado con una chaqueta, una gorra Mao y una bolsa: estética urbana, con un toque retrohippie, que le confunde con cualquier joven del valenciano barrio del Carmen.

Tiene una mirada limpia, casi infantil, y una portentosa capacidad para desentrañar el complejo mundo del teatro de Shakespeare.Habla del maestro inglés con entusiasmo y enorme conocimiento. Sin embargo, a Keen no le gusta hablar de Keen, aunque hay bastantes cosas que contar. Debutó como profesional del teatro a los once años. Lo hizo empujado por su madre, Lady Mary Keen, famosa diseñadora de exteriores. A su entorno no le faltan referentes culturales. Es sobrino carnal del conocido medievalista Maurice Keen y hermano de Alice Oswald, poetisa ganadora del premio T. S. Eliot. Podría pensarse que su padre es el más normal de la familia, de no ser porque después de una larga vida como banquero ahora ejerce de cura: "Hay ciertos sacramentos que no puede oficiar, pero da unos sermones muy buenos", señala Keen.

Con ese ambientazo en casa es fácil comprender que Keen estudiara primero en el selecto Eton College y luego en la Universidad de Oxford, donde donde fue alumno del gran actor Ian McKellen, quien le fichó para su compañía: "Es una persona que me ha influido mucho y, al tiempo, me ha hecho el regalo de pasar de ser su alumno a convertirme en su amigo y compañero de reparto en varias obras", señala. Conocido por su considerable experiencia con la mayoría de los mejores directores británicos, a Will Keen se le conoce como un gran especialista en Shakespeare. Ni siquiera él puede contabilizar cuantos shakespeares ha representado. "Pero ha llegado uno que no había hecho y me apasiona", dice de Cuento de Invierno, obra de madurez de Shakespeare que muchos expertos sitúan entre las cimas del genio. "Me encanta su teatralidad, se toma conciencia absoluta de que aquello es arte, de que el teatro está ahí. Nos dice que a través del amor y del arte podemos llegar a ser mejores".

También habla de la moderna estructura que tiene Cuento de Invierno: "Shakespeare no se amargaba con los años. Tenía una gran confianza en que las generaciones futuras llegaran a reconciliarse, y no hace concesiones a la galería. Quiebra las reglas continuamente y nos pide que miremos los cimientos de nuestra sociedad, que la cuestiones". Sobre Leontes, el rey de Sicilia dice que "es un tirano, pero el Estado, cualquier Estado, también, y cada uno de nosotros somos responsables de pequeñas tiranías que si las lleváramos lejos terminaríamos siendo Leontes", comenta Keen.

El rey que ahora interpreta, como otros personajes que ha abordado, es un auténtico malvado: "Hago muchos maridos hijoputas", admite, pero siempre les defiende: "No son malos, son enamorados y pierden sus papeles un poquito". Se le recuerda que son asesinos y canallas, precisión que le impide contener al risa: "Sí, es verdad, pero soy su abogado defensor, no podría interpretarlos si no tratara de entenderlos y siempre hay responsabilidad en ellos y en la sociedad que viven", dice.

Es precisamente por el dominio de una nueva lengua por lo que ha descubierto algo que ignoraba: "Trabajando busco el conflicto entre lo que digo y lo que estoy pensando, porque los pensamientos siempre son más interesantes que lo que uno expresa; pero en el propio idioma escondes el meollo, mientras que en una lengua que no es la materna vas al núcleo, al tiempo que quieres preservar esa ambigüedad", dice acercándose a las razones que esgrimía Samuel Beckett cuando explicaba por qué escribía en francés siendo irlandés. "El inglés es disciplinado, el intelecto lucha contra las emociones con las consonantes tan marcadas, con esa acentuación en las palabras, mientras que en español te dejas llevar por la emoción, la significación está en la fluidez maravillosa de este idioma y no en la acentuación".

También habla de aspectos sociales diferenciadores: "Aquí el teatro es más comprometido y en Inglaterra todo está centrado en la estética, incluso hay quien ridiculiza a artistas que hablan de política. Hay miedo a tomar las cosas demasiado en serio. Se mira más hacia Estados Unidos que a Europa.., es una pena porque aquí hay una vida intelectual más arriesgada y no existe esa frivolidad estudiada con la que se llega a castigar a artistas como Harold Pinter o Vanesa Redgrave, a los que admiro".

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal